Basta dar un vistazo a nuestro alrededor para notar los grandes avances tecnológicos que han surgido en todas las áreas, especialmente los aplicables al mundo de la logística. Robots de reparto, drones para delivery, carros de supermercados inteligentes y softwares de planificación. Todos estos tienen como objetivo agilizar y controlar tareas como la planificación de rutas o la administración de espacios, optimizando así procesos, especialmente los de última milla. Si bien no todos están disponibles en nuestro país, resulta notable cómo la tecnología se ha dispuesto a tender una mano a los procesos logísticos.

 

Y es que cada vez se hace más latente la necesidad de que las empresas incorporen e inviertan en avances tecnológicos que hagan más eficientes sus procesos logísticos. Además, debemos considerar el factor de que los clientes son cada vez más exigentes y es deber de las compañías contar con herramientas que deriven en soluciones que brinden respuestas rápidas a las peticiones de los mismos.

 

Hoy por hoy, en muchas empresas, resulta evidente como la  falta de herramientas tecnológicas deja al descubierto una serie de problemas que pueden resultar perjudiciales Por dar algunos ejemplos: pérdida de productos por falta de seguimientos, errores en procesos de facturación, fallas internas de comunicación dentro de la misma empresa y hacia el cliente, etcétera. Es por esto que resulta mandatorio que estas se ¨pongan las pilas¨ e incorporen  la tan necesaria tecnología en lo que respecta a sus procesos logísticos.  

 

Pero , ¿A qué nos referimos con tecnología aplicada a logística?

 

tecnología y logísitca

 

Nos centraremos en dos elementos que según la experiencia, son extremadamente útiles en la agilización de procesos logísticos.

 

1. Dispositivos de las tecnologías de la información:  el mejor ejemplo son los gps incorporables en los vehículos. Estos permiten rastrearlos en tiempo real y conocer el estado de la carga. Dentro de esta misma categoría encontramos sistemas informáticos, softwares de control y gestión, que permiten administrar los sistemas de stock y reparto de manera más efectiva.

 

2. Códigos de barra inteligentes y RFID: estos dos sistemas de control también han tomado gran protagonismo  en lo que a optimización logística se refiere.

 

Todos conocemos el código de barras. Estas simples líneas permiten identificar y ubicar los productos de manera más fácil, rápida y económica. Otra de sus innegables ventajas es que permite realizar un control de inventarios a prueba de ¨errores humanos¨, ya que al ser leído de manera electrónica, elimina los errores humanos de digitación y ayuda a acelerar los procesos de facturación y pagos (entre muchas otras ventajas). 

 

Por otro lado, está el RFID (Radio Frequency Identification). Si bien la lógica tras este sistema es bastante similar al código de barras, su apariencia y funcionamiento son diferentes. Estas etiquetas inteligentes o ¨tags¨ (que en lo personal nos recuerdan a una especie de laberinto) son transpondedores de radio, que al recibir una señal, responden con otra. Estas etiquetas contienen información del producto que puede ser leída a lo largo de toda la cadena logística. De esta manera, podemos realizar más fácilmente un seguimiento de la mercancía y conocer aspectos importantes sobre ella (origen, destino, fecha de caducidad, etc.).

 

Los expertos discuten al respecto, pero al parecer el RFID es más expedito y seguro, ya que dado su mecanismo de funcionamiento, es más difícil de clonar.

 

Datos, datos y más datos

 

datos y logística

 

Pero la eficiencia no es lo único que aportan estos elementos. Al ser herramientas que incorporan inteligencia artificial y algoritmos, se pueden obtener de manera simple todos los datos generados por cada una de las operaciones de la empresa y de esa manera, someterlos a análisis estadísticos. ¿Por qué esto es tan importante? Esta información permitirá a las empresas realizar pronósticos en cuanto a inventarios, volúmenes de producción, detectar rutas óptimas para los procesos de transporte, hacer seguimiento a los clientes y tomar acciones correctivas a tiempo, entre otros.

 

Finalmente  (y después de este -esperamos que ameno y claro- tratado de tecnología aplicada a la logística) , podemos concluir que el rol de la tecnología es fundamental en las operaciones logísticas y que su principales aportes se traducen en: aumento en la productividad de la empresa, mayor confianza del cliente, mejor organización y control con los proveedores y beneficios en los procesos de comunicación interno y externo.

 

Kipp: el complemento perfecto 

 

Kipp como complemento a la tecnología

 

Como siempre, en Kipp queremos ser un aporte y brindar soluciones efectivas en temas de logística y bodegaje.

 

Tal como dice Salvador Barros, nuestro Co-Founder: ¨Como equipo multidisciplinario somos conscientes de la necesidad de las empresas de tener aliados estratégicos que les permitan perfeccionar y facilitar sus procesos logísticos. Si bien la tecnología es fundamental, también lo son las ubicaciones estratégicas de sus centros de acopio, cross docking o armado de pedidos. Las ubicaciones privilegiadas que ofrecemos como Kipp nos han vuelto un excelente partner y pieza fundamental en el proceso de logística de nuestros clientes¨. 

 

¿Qué esperas? Entra a www.kipp.storage y dale un vistazo a todo lo que tenemos disponible para ti.

 

Fuentes:

 

https://www.mecalux.es/manual-almacen/almacen/rfid

https://www.beetrack.com/es/blog/avances-tecnologicos-ejemplos

https://bagsack.com.mx/la-importancia-de-las-nuevas-tecnologias-en-la-logistica/

https://logystek.com/la-importancia-de-implementar-tecnologia-en-la-logistica/

 

Pablo Crovetto
Pablo Crovetto
Growth Marketing Manager

Compartir

Ícono FacebookÍcono TwitterÍcono LinkedIn