Objetos que no encuentran su lugar: ¿Un mal común? 

 

 

objetos que no encuentran su lugar

 

¿Te casaste y no sabes cómo compatibilizar tus cosas con las de tu pareja? ¿Tienes artículos que necesitas guardar en alguna parte porque no cuentas con espacio suficiente? ¿Eres dueño de una pyme o empresa y necesitas hacer acopio de stock en un lugar de precio razonable y seguro?

Si respondiste SI a alguna de las preguntas anteriores, has llegado al lugar correcto: Kipp

A continuación, te contaremos la historia de Gloria, Ana, Luis, Gerardo y Sheng. Todos con perfiles y necesidades distintas, pero con una meta en común: tener un espacio para guardar sus pertenencias.

 

¡Los amigos de Kipp son nuestros amigos!

 

clienteskipp

 

Gloria: la fanática de los deportes de montaña

 

Suena idílico. Esquiar en nieve contemplando las montañas, ciclismo mirando el atardecer o un recorrido en moto por un bosque de pinos. ¡Ya nos gustaría ser Gloria! (si te gusta la adrenalina, en caso contrario te recomendamos una caminata o un paseo en bote).

Lo que quizás no te imaginas es el lado B de los hobbies de Gloria: la falta de espacio.

Gloria vive en un departamento pequeño, dentro del cual no puede almacenar todos sus amados elementos de deportes. La bodega asociada a este inmueble tampoco es mucho aporte. Es tan pequeña que con suerte cuenta con espacio para almacenar algunas cajas.

¡Un verdadero dolor de cabeza para nuestra protagonista! Buscando en google sobre alguna alternativa para poder solucionar su problema de almacenamiento, llegó hasta nosotros.

¡Todo el proceso fue súper simple! Tan solo completó nuestro formulario de contacto y uno de nuestros ejecutivos no tardó en ponerse en contacto con ella. Después de una conversación en la que Gloria expresó sus necesidades acordaron una reunión para visitar tres posibles bodegas en la zona de Las Condes que se ajustaban a sus necesidades de espacio y ubicación.

Quizás estarás pensando cómo hizo Gloria (que precisamente no es la reina de los cálculos) para definir cuánto espacio necesitaba. ¡Fácil! Con la ayuda de nuestra herramienta cubicador (disponible para cada bodega publicada)  pudo hacerse de una idea exacta de lo qué necesitaba. No pasaron más de un par de días cuando con un buen choque de codos (¡nada de apretones de manos en pandemia!) cerraron el trato.

 

Ana y Luis: hasta que la muerte (o el desorden) los separe.

 

Juegos de platos, lámparas traídas del lejano oriente, alfombras y otros artículos son algunos de los típicos regalos que reciben los recién casados. Pero, quizás sería hora de poner de moda incluir dentro de las listas de regalo el arriendo de una mini bodega para solventar la falta de espacio a la que es altamente probable que se vean enfrentados.

Esta idea la comparten Ana y Luis. Un joven matrimonio que se vio enfrentado al desafío de juntar lo tuyo, lo mío y lo nuestro en un solo lugar. Desafío no menor, si consideramos que ambos tenían ya armando su departamento (que además no contaban con bodega) y había llegado el momento de juntarlo todo en un solo lugar. 

Gloria, nuestra protagonista anterior, fue invitada al matrimonio y estaba al tanto de la situación de falta de espacio a la que se vería enfrentada la pareja. Ella, en un intento de  evitar que, fruto de la desesperación, esta nueva pareja se ¨tirara los platos por la cabeza¨(que además ella misma les había regalado) les habló de Kipp y de lo fácil que es arrendar una mini bodega cerca de la ubicación que a ellos más les acomodara. Solo necesitaron entrar a la página, localizar en Ñuñoa una bodega de su agrado y visitarla con uno de nuestros ejecutivos. ¡Asunto solucionado para esta pareja!. 

 

Gerardo: el sueño de ser ceramista

 

Gerardo es un joven diseñador que siempre ha sentido atracción por la orfebrería y la fabricación de cerámicas. La pandemia se presentó como una excelente oportunidad para hacer realidad su sueño y emprender con su propio negocio.

Con el paso de los meses sus ventas aumentaron a tal punto, que se hizo necesario buscar algún lugar donde poder almacenar todo su stock.

Preguntó a sus cercanos sobre posibles soluciones, pero ninguna lo convenció del todo. Como buen millennial fanático de google, no tardó en llegar a Kipp.

Después de examinar las bodegas disponibles, se interesó por una que queda en la zona de Santiago, muy cercana a su taller.

Lo que más le gustó del funcionamiento de Kipp es que puede acceder a su propio portal, en el que puede ver las bodegas que tiene arrendadas, pagar el arriendo y descargar la factura.

 

Sheng, desde la lejana China hasta su casa

 

Sheng es una joven de ascendencia china que se vino a Chile con un solo propósito: poner una tienda de muebles importados directamente desde su país natal.

Las etapas para lograr cumplir su sueño no fueron fáciles. Negociar con proveedores, contar con un conteiner para traer los muebles y encontrar un servicio de traslado hasta la capital.

Como una forma de ahorrar costos, su idea inicial era almacenar la mercadería entre su departamento y la bodega de este. Fue al poco andar que se dio cuenta que este no era un buen plan, ya que además de que la bodega era muy pequeña, quedaba muy aislado de centros de distribución y de las principales vías de acceso de los camiones que traían la mercadería.

Un día, leyendo el diario Las Últimas Noticias, se encontró con una nota sobre Kipp. Esta parecía ser la solución: una bodega que pudiera arrendar por mes, a un precio accesible y cerca de lo que serían centros de distribución. Además de ser lo suficientemente amplia, contaba con acceso durante todo el día. No pasaron más de tres  días y el trato ya estaba cerrado. Sheng ya podía llevar sus muebles al que sería su nuevo centro de acopio: una bodega en Maipú.

 

La sonrisa más bonita del mundo es la de nuestros clientes 

 

kipp quiere clientes felices

 

Si bien es cierto que las historias en papel siempre suenan bonitas, nuestros clientes están satisfechos con nuestro servicio. Pueden encontrar bodegas a buen precio, de diferentes tamaños,  en la ubicación que les acomode y acceder a un perfil autoadministrable dentro de la misma página. ¿Qué mejor?

No es que nos comparemos con la lámpara de Aladino. Pero tanto Gloria, Ana, Luis, Gerardo y Sheng lo pensaron, lo pidieron, y lo consiguieron. Así de fácil es arrendar una bodega con Kipp.

Si estás pensando en bodegas, no lo dudes más. Kipp us in mind

 

Pablo Crovetto
Pablo Crovetto
Growth Marketing Manager

Compartir

Ícono FacebookÍcono TwitterÍcono LinkedIn