¡Quiero una bodega y la quiero ya!

 

imagen quiero mi bodega

 

Quieres arrendar una bodega con Kipp. Lo sabemos. Pero, también tenemos claro que antes de tomar una decisión necesitas saber de cuánto $$$ estamos hablando (dado los tiempos que corren, el dinero no le sobra a nadie).

 

Antes de irnos al detalle, queremos aclarar que nuestros usuarios se dividen principalmente en dos grupos: particulares y empresas.

 

Cuando nuestro equipo busca potenciales bodegas, lo hace pensando en las potenciales necesidades de cada usuario y su presupuesto. Obviamente, un usuario que tiene actividades comerciales tiene mayor disposición a pagar que una persona que solo necesita guardar objetos personales (al menos así lo vemos nosotros).

 

Una vez aclarado esto, vamos al grano.

 

¿Qué factores influyen en el precio de una bodega?

 

foto factores influyen en el precio de una bodega

 

El precio y ubicación de cada bodega lo puedes encontrar en la sección bodegas disponibles de nuestra página y se calcula de acuerdo con los siguientes criterios:

 

1.Tamaño: lo principal que tienes que saber es que el valor se calcula por metro cuadrado. No necesariamente mientras más grande sea, más alto es el costo. En algunos casos sucede que el costo del metro cuadrado  se diluye en el tamaño total. Es decir, una bodega más grande no necesariamente es más cara que una más pequeña (también hay otros factores que señalamos a continuación).

 

2.Comuna y sector: como en todos los temas habitacionales, una de las claves de su valor está en la ubicación. Y no nos referimos solo a la comuna, sino también a la localización dentro de esta. Tomemos el ejemplo de la búsqueda de una bodega en Pudahuel. No tendrá el mismo valor si se encuentra en una calle interior, como si está cerca del aeropuerto.Obvio, mientras más cerca esté de centros de despacho y distribución, estará asociada a un costo más alto.

Si solo necesitas guardar cosas personales, no tendría sentido rentar una bodega con una ubicación estratégica. En cambio, si eres dueño de una pyme que necesita constante servicio de despacho y tiene más movimiento, la ubicación será clave en tu desición. Y obvio, eso como todo en la vida, tiene un precio.

 

3.Accesible en auto hasta la puerta: retomando el punto anterior. Sumado a la ubicación está el factor accesibilidad, ya que obviamente mientras mejor accesibilidad, el valor es más alto. Obviamente resulta más cómodo poder hacer una entrada triunfal en tu auto hasta la bodega. Pero, quizás no te convenga sumar ese extra al paquete si no lo necesitas realmente. Entendemos que si estás armando una bodega con tus cosas personales, puede resultar altamente molesto arrastrar cajas y bultos de manera manual hasta la bodega (además del inevitable dolor de espalda y el gasto en antiinflamatorios). Pero, siempre está la opción de darse una vuelta por una tienda como Homecenter o Easy y comprar un montacarga (en buen chileno se conoce como ̈¨yegua ̈). Te aseguramos que el costo de ese implemento será menor al pagar un extra que, teóricamente hablando, no necesitas realmente.

 

4. Puerta ancha: este punto suena casi burlón, ya que OBVIAMENTE a todos nos gusta entrar y salir por la puerta ancha. Pero, si en temas de almacenaje se refiere, vale la pena preguntarse si nuestra disposición a pagar incluye esa comodidad (¡tenemos para todos los gustos!).

 

5. Seguridad: lógicamente nadie que pone su confianza en una bodega arrendada, quiere que el final de la historia de sus pertenencias termine como el robo del siglo en ¨La Casa del Papel¨ni un derrumbe sobre sus pertenencias al más puro estilo ¨Terremoto¨.Es por esto que en Kipp nos preocupamos de encontrar bodegas sólidas y con seguridad constante.

 

6. Horarios de acceso: no todas las bodegas que ofrecemos para arriendo tienen los mismos horarios de acceso. Solo a algunas tienes acceso las 24 horas del día.¡Ojo con eso!.

 

7. Cubicador: para poder elegir correctamente, lo primero que necesitas hacer es determinar qué espacio necesitas. Como en Kipp tenemos claro que esta necesidad es fundamental a la hora de tomar una decisión, hemos puesto a disposición de nuestros clientes un cubicador. Sólo tienes que entrar a la ficha de la bodega que te interesa y abrir la opción del cubicador. Es una forma entretenida de poder dimensionar cuánto espacio necesitas según los objetos que quieras guardar.  

 

Compartir puede ser la clave

imagen comparte tu bodega

 

A todos nos enseñaron desde niños lo importante que es compartir. Y, es precisamente en este tipo de situaciones, que la práctica de esta virtud puede ayudarte a tener acceso a arrendar una bodega y pagar menos por ella.

 

¿Un ejemplo? Pedro y Juan son amigos. Pedro es fanático del ciclismo y las motos. Al vivir en un departamento pequeño no tiene dónde guardar sus ¨joyitas¨. Por su parte, Juan vive con sus papás y se ha dado cuenta que no puede vivir sin su colección de 300 libros (básicamente, con sus papás, los libros o él). 

 

Como es de esperar, ambos no están dispuestos a vender sus colecciones o dejarlas en lugares que estén alejadas de su vista. ¿Propuesta Kipp? Buscar una bodega cuyo precio, tamaño  y ubicación se acomoden a ambas necesidades. ¡Comparten espacios y costos!. ¿Qué mejor?.

 

Ya sea que la quieres para ti solito o prefieras compartir, lo cierto es que tenemos bodegas para todas las necesidades. ¿Listo para comenzar tu aventura en Kipp? ¡No esperes más y visita nuestra página web!

 

Pablo Crovetto
Pablo Crovetto
Growth Marketing Manager

Compartir

Ícono FacebookÍcono TwitterÍcono LinkedIn