Todo almacenaje tiene su ciencia

 

todo almacenaje tiene su ciencia

 

Como ya te habrás dado cuenta, en Kipp nos apasiona todo lo relacionado a las bodegas y almacenaje (¿de qué sirve una bodega si no sabes cómo ordenarla?) y nos fascina leer e informarnos de técnicas de optimización de espacio y cuál es la mejor manera de guardar productos.

 

Ya hemos hablado sobre cómo ordenar diferentes cosas y hoy , le toca el turno a los artículos de limpieza. Aunque suene ridículo, es necesario informarnos para hacerlo de manera segura. Si bien estos suelen sacarnos de apuro y los podemos llegar a querer tanto como un miembro más de la familia, debemos tener claro que estos también pueden ser peligrosos.

 

La mayoría de los artículos de limpieza comerciales tienen componentes tóxicos, por lo que guardándose de manera correcta evitaremos riesgos potenciales de envenenamiento o intoxicación para todos los habitantes de la casa.

 

12 consejos para organizar tus productos de limpieza.

 

consejos para ordenar tus productos de limpieza

 

1. Encuentra un lugar libre de riesgos asociados: además de no ser precisamente estéticos (nadie adorna su living con un frasco de cloro), es preferible que este tipo de productos se encuentren en lugar escondido al que no puedan acceder niños ni mascotas, ya que en su mayoría estos envases suelen ser de colores llamativos y pueden atraer su atención. Lo ideal es tener todo tu stock en una bodega o habitación que puedas mantener cerrada y dejar a mano solo lo que usas en el día a día.

 

2. La ventilación es clave: cualquiera sea el destino que hayas elegido para guardar tu colección de limpieza, recuerda que este debe ser ventilado con regularidad. En el caso que escojas espacios cerrados como bodegas o despensa, debes verificar que el aire entre a todos lados, ya que todos los productos químicos emanan vapores que pueden resultar en su mayoría tóxicos. Nuestro consejo es que ventiles bien al menos al menos una vez a la semana.

 

3. Atento a las fechas de vencimiento: los químicos contenidos en este tipo de producto también tienen su fecha de caducidad, por lo que debes evitar dejarlos reposar en una bodega, ya que es necesario revisar periódicamente su fecha de vencimiento. Recuerda que si ya de por sí son materiales tóxicos, vencidos pueden volverse aún peor.

 

4. Mantén el envase original de los productos: sabemos que ni un frasco de cloro gel ni un spray anti grasa son precisamente atractivos y se verían mejor en una colorida botellita. ¡No cometas ese error! Puede prestarse para confusiones que pueden resultar fatales, ya que los puedes confundir con cualquier otra sustancia. Además los químicos tienen la particularidad que se adhieren con mucha facilidad a las superficies por lo que resulta muy difícil limpiarlos.

 

5. Invierte en organizadores: siempre en Kipp te estamos invitando a optimizar el espacio y esta no es la excepción. No necesitas tener un carrito de limpieza como esos de los centros comerciales, pero sí un par de recipientes en los que puedas guardar los productos que utilices más a menudo y de esa manera trasladarlos con más facilidad.

 

6. Organiza y limpia constantemente el área donde vas a almacenar los productos de limpieza. Además de tener las herramientas para mantener todos los rincones de la casa impecables, podrás realizar un seguimiento de los artículos que dispones. De este modo, tendrás un mejor control de aquello que necesitas en tu próxima ida al supermercado.

 

7. Clasifica por tipo de producto: tener tus productos clasificados es la mejor manera de encontrar uno específico cuando lo necesitas. Por ejemplo, limpiadores para el baño, geles multiuso, desengrasante de cocina, etcétera.

 

8. Mantén los envases siempre lejos de las fuentes de calor, ya que algunos productos son inflamables. Recuerda revisar siempre las etiquetas. 

 

9. Mantén los productos de limpieza lejos del acceso de los niños pequeños o de cualquiera que pueda correr peligro.

 

10. Eliminar los recipientes vacíos de manera adecuada, ya que recuerda que algunos contienen sustancias peligrosas. 

 

11. Aunque parezca obvio, también debes asegurarte de mantenerlos bien cerrados y evitar derrames. Los derrames también son peligrosos, ya que si se juntan dos sustancias tóxicas pueden producir reacciones inesperadas y tóxicas.

 

12. Cada cosa en su lugar: las mismas materias primas de los productos de limpieza también pueden llegar a producir daños a los muebles de cocina. Por ejemplo, el clásico espacio debajo del lavadero. Al entrar en contacto con bisagras y correderas para cajón (por dar algunos ejemplos) se oxidan. Lo mismo ocurre con las partes metálicas del sifón y la tubería que queda expuesta.

 

 

Esperamos que nuestros consejos te hayan servido de ayuda y no esperes más para ponerte ¨manos a la obra y revisar cómo tienes almacenado este tipo de productos.

 

Fuentes:

https://mejorconsalud.as.com/almacenar-productos-limpieza-forma-segura/?amp=1

https://www.mundodeportivo.com/uncomo/hogar/articulo/como-guardar-los-productos-de-limpieza-23477.html

https://www.gruposuquimsa.com/medidas-almacenamiento/

https://www.tucasaclub.com/trucos-limpieza/como-guardar-los-productos-de-limpieza/

 

Pablo Crovetto
Pablo Crovetto
Growth Marketing Manager

Compartir

Ícono FacebookÍcono TwitterÍcono LinkedIn