Cuentas claras, conservan la amistad

 

la importancia de la buena relación entre propietario y arrendatario

 

En Kipp, entre otras cosas, somos expertos en arriendos de bodega. Si bien entendemos que no es lo mismo arrendar una bodega, que arrendar un apartamento o casa, si estamos conscientes de la importancia de mantener una buena relación entre propietario y arrendatario. Es de suma importancia que ambas partes estén tranquilas y a gusto con las características del contrato de arrendamiento. Para alcanzar ese objetivo, hoy en Kipp te traemos algunos consejos para que puedas hacer de esta relación, un verdadero tributo al arte de la diplomacia.

 

5 consejos para lograr el idilio perfecto entre propietario y arrendatario

 

consejos para lograr una buena relación entre propietario y arrendatario

 

Deja todo claro desde el inicio: una de las formas más sencillas de evitar malentendidos y problemas con tu arrendatario es dejar todo claro desde el inicio, ya que al no hacerlo se pueden presentar disputas y malentendidos. Por eso, asegúrate de hablar con franqueza, para que tu arrendatario y tú estén en la misma ¨sintonía¨ respecto al negocio que se está realizando.  

 

Establece compromisos y garantiza que se cumplan: cada parte debe estar en la disposición de cumplir compromisos. Es decir, el propietario debe garantizar todo lo necesario para que el arrendatario esté a gusto (dentro de ciertos límites, claro está) y el arrendatario debe comprometerse a cumplir con los pagos, cuidar el inmueble, etcétera. 

 

Realiza un contrato de arrendamiento: puede sonar bastante obvio, pero muchas veces se celebran contratos de arriendo ¨de palabra¨, dejando de lado todo el respaldo legal. No quedan por escrito montos, plazos ni nada que pueda servir de resguardo en caso de haber algún inconveniente. Recuerda que el contrato es una garantía legal para ambas partes, por eso, no lo debes obviar.  

 

Evalúa tu propiedad antes de arrendarla: no basta con evaluar el estado de tu propiedad de manera verbal. Muchas veces suceden accidentes (un clásico, los focos de humedad) y no se sabe en qué minuto se gestaron. Al quedar por escrito, ambos sabrán, por ejemplo, que el departamento ya presentaba problemas de esa naturaleza. Además, de esta forma, ambas partes podrán corroborar la información allí consignada.

 

Buena comunicación: siempre es importante que exista una buena comunicación entre ambas partes. Es decir, esta debe ser asertiva, honesta y respetuosa. 

 

¿Cuáles son los problemas más comunes entre propietario y arrendatario?

 

problemas comunes entre propietario y arrendatario

 

Cuando se trata de arrendamientos es muy habitual que se presenten conflictos entre ambas partes. La mayoría de estos tienen que ver con incumplimientos, falta de comunicación, mal uso del inmueble y, en general, actitudes que afectan la sana convivencia. Acá les dejamos un par de ejemplo: 

 

Incumplimiento en los pagos: un clásico. Ya sea porque el arrendatario se encuentra desempleado o no cuenta con la solvencia económica necesaria para asumir el pago, este tipo de problema suele no tener un final feliz.Para evitarlo, lo ideal es solicitar previamente documentos que certifiquen los ingresos mensuales del interesado en arrendar la propiedad. Si la persona no cumple con el perfil de alguien que pueda financiar un determinado monto, es mejor saberlo de inmediato y evitar conflictos futuros.

 

Averías en la propiedad: en algunas ocasiones, el inmueble presenta daños o averías que antes no estaban y por su parte,  el arrendatario no reconoce haber sido el causante. Es por esto que lo ideal es dejar por escrito en qué condiciones físicas se deja el inmueble.

 

Mal uso de la propiedad: ya sea por exceso de habitantes, subarrendamiento no permitido o uso para actividades ilegales, muchas veces se presentan situaciones consideradas como mal uso del inmueble. Estos casos no son precisamente fáciles de solucionar, ya que además del desagrado, puedes tener problemas legales. ¿La solución? Dejar cada mínimo detalle por escrito.

 

Tenencia de mascotas: pese a que a la mayoría nos gustan los animales, muchas veces no estamos dispuestos a arrendar nuestra propiedad para que viva uno (nos referimos a la mascota, idealmente no al arrendatario). A veces se estipula en el contrato que no se permite el ingreso de mascotas y esta cláusula no se respeta. Además de ser un incumplimiento en el contrato, puede representar un problema serio de convivencia entre ambos.

Esperamos que nuestros consejos te sean de utilidad y que tu relación con tu arrendatario o arrendador sea siempre basada en la buena comunicación y en el respeto.

 

 

Fuentes:

https://www.oikos.com.co/inmobiliaria/noticias-inmobiliaria/problemas-comunes-propietario-inquilino

https://rentagarantizada.es/blog/consejos-la-buena-relacion-propietarios-e-inquilinos/

https://blog.vivanuncios.com.mx/bienes-raices/secretos-para-una-buena-relacion-entre-propietario-e-inquilino/

 

Pablo Crovetto
Pablo Crovetto
Growth Marketing Manager

Compartir

Ícono FacebookÍcono TwitterÍcono LinkedIn