Nada es para siempre (todos los sabemos), pero como en Kipp somos expertos en temas de orden, bodegaje, embalaje y almacenaje, queremos invitarte a desarrollar el hábito de prestar atención al cuidado de tus pertenencias y de esa manera, alargar su vida útil (y de paso, cuidar el bolsillo).

 

¡Atención! Acá algunos tips que los ayudarán a mantener sus cosas cuidadas, en orden y buen estado. 

 

Los invitamos a prestar atención a estos consejos, ya que algunos objetos, especialmente cuando permanecen guardados en bodegas, (el embalaje es fundamental) tienden a deteriorarse más rápido.

 

 

 

1.¡Atención con la madera! 

Limpia con regularidad la madera con un trapo suave, de manera de mantenerla libre de polvo.

Trata de mantener el orden de tus muebles, de manera que no se rocen unos con otros. De esta manera evitarás su excesivo desgaste.Si notas que la madera está demasiado sucia o pegajosa, utiliza un poco de aguarrás y un trapo (evitar materiales sintéticos).Evita a toda costa los productos en base a silicona.Si te enfrentas a manchas de agua, alcohol o grasa, procede a removerlas con un pedazo de corcho.En el caso que (ya sea demasiado el estrés) quieras realizar una limpieza en profundidad, realízala mojando un trapo con productos diseñados especialmente para la limpieza de muebles y superficies de madera.Presta especial atención a las manchas de alcohol:¡son uno de los peores enemigos del barniz!. Quítese inmediatamente con papel absorbente.¡No cedas a la desesperación y rasques las manchas! En ese caso se recomienda pasar una esponja con un poco de agua y jabón.

 

2.Ropa:

Apenas notes que tu ropa está manchada, límpiala de inmediato. De esa manera evitarás que la suciedad se impregne.  Toallas, ropa blanca y ropa de color deben lavarse por separado Recuerda que cada tipo de tela necesita un tratamiento diferente por su textura y color.  Al planchar, ten cuidado con la temperatura. Cada prenda resiste un nivel de calor diferente.¡Es fundamental que te fijes en la etiqueta para no cometer errores! (¿no querrás quemar tu ropa verdad?). Por lo general en algunos pantalones, sweaters de lana y abrigos suelen formarse ¨motitas¨. Para eliminarlas,puedes intentar hacerlo con un cepillo especial o cinta adhesiva gruesa.Si quieres evitar arrugas y facilitar el proceso de planchado, dobla la ropa por las costuras (este truco no falla).Las polillas. El enemigo más temido de nuestra ropa. Para evitarlas te recomendamos mantener tu ropa limpia, sin restos de humedad y reforzar con saquitos de naftalina o lavanda. También en tiendas especializadas encontrarás alternativas un poco más agresivas.

 

 

3.Plásticos: 

Asegúrate de tener tus recipientes de plástico siempre limpios y de eliminar manchas e impurezas: es la única manera de evitar el mal olor.Al lavarlos permite que los recipientes se sequen al aire. Así evitarás que queden húmedos y produzcan malos olores. ¡Dato extra! Al guardarlos se aconseja poner un poco de sal en su interior para absorber cualquier resto de humedad. No uses limpiadores abrasivos, ya que estos suelen dañar el plástico, especialmente aquellas superficies que son más delgadas.

 

4.Electrodomésticos:

El funcionamiento de un aparato eléctrico se ve afectado por la acumulación de suciedad, por lo que es importante realizar un régimen de limpieza adecuado para cada electrodoméstico. Por ejemplo, los hornos microondas y refrigeradores se limpian de 1 a 2 veces al mes con ayuda de un paño suave con bicarbonato y agua.Debes manipularse tus artefactos electrónicos con cuidado y evitar cambios repentinos en el voltaje. Evita situar  electrodomésticos con alto consumo de electricidad en una misma conexión o tirar los cables bruscamente para desenchufarlos. No utilizarlos cerca del agua y manipularlos con las manos secas (ojo con electrocutarse).

 

5.Computadores y celulares:

Manténlos alejados del calor y prefiere espacios ventilados. Ojo con la mantención de los cables. Evita manipularlos con brusquedad , ya que de esa manera pueden retorcerse.Apaga siempre el dispositivo antes de limpiarlo. Limpia la pantalla con un paño seco de microfibra.Evita productos de limpieza que contengan productos abrasivos.En el caso de celulares, tablets y computadoras utiliza siempre fundas protectoras. Es la mejor forma de evitar accidentes indeseados. Ten a mano un dato de servicio técnico certificado en caso de que este requiera una limpieza exhaustiva.

 

6.Libros:

Evita que el polvo se acumule y realiza una limpieza de ellos al menos una vez al mes.  Colócalos en una habitación ventilada libre de humedad.  Evita exponer tus libros a los rayos solares, ya que estos tienden a acelerar su. Es por eso que se recomienda que el lugar donde guardes tus libros cuente con persianas o cortinas eviten la entrada directa de la luz solar.Al revisar un libro, evita la presencia de alimentos y bebidas cerca, ya que podrían derramarse y terminar dañando tu preciado tesoro literario.

 

¿Te gustaron nuestros consejos? ¡No esperes más para ponerlos en práctica! 

 

En Kipp nos encanta estar en contacto con ustedes, por lo que los invitamos a estar atentos a nuestro blog para estar al día con las últimas novedades que iremos preparando con ustedes.

 

¡Que tengan un lindo día!

 

 

Fuentes: 

www.ambisist.cat

www.mejorconsalud.as.com

www.vix.com

www.ginerymira.com

www.calligaris.com

www.tuhogar.com

www.cocinafacil.com

www.hiraoka.com

www.muycomputer.com

www.educaciontrespuntocero.com

www.u-storage.mx

Pablo Crovetto
Pablo Crovetto
Growth Marketing Manager

Compartir

Ícono FacebookÍcono TwitterÍcono LinkedIn