Salió el sol en la capital y las altas temperaturas no han dejado a nadie indiferente. Si bien la fecha oficial de inicio del verano es el 21 de diciembre, ya podemos ver algunos de los efectos secundarios de esta época del año tan esperada por muchos (y no tan querida por otros).

 

 

Si pensamos en las consecuencias de las altas temperaturas, lo primero que se nos viene a la mente son la sensación térmica ( o dicho de manera más informal, la posibilidad de morirnos de calor),  posibles insolaciones y deshidratación.Pero, los efectos del calor van más allá, pudiendo llegar a impactar en nuestro hogar. Particularmente la infraestructura, elementos que guardamos en nuestros espacios y bodegas y el control de plagas.

 

Algunos ejemplos y consejos:

 

1.Productos inflamables

El exceso de calor puede generar un efecto altamente explosivo. Nuestro consejo es que si tenemos gasolina,  solventes ligeros e insecticidas  se deben mantener siempre lejos de las altas temperaturas para evitar explosiones (nos imaginamos que volar por los aires no es una alternativa).

 

 

2.Sistema eléctrico: 

Durante la época de verano los equipos eléctricos, como el aire acondicionado (bendito sea) y los refrigeradores, suelen trabajar al máximo, pudiendo llegar a generar un cortocircuito debido a la excesiva carga producida por las altas temperaturas.Consejo: ¡atento a las sobrecargas!

 

3.Paredes exteriores e interiores

Estas suelen contraerse debido a los efectos del calor excesivo, pudiendo llegar a aparecer grietas, sobre todo, en las zonas más débiles. Las superficies de madera son también otro punto importante a considerar, ya que este material también se contrae al estar expuesto a altas temperaturas. deteriorando las uniones, y produciendo, en el peor de los casos, su levantamiento.

 

4. Alimentos: 

Los alimentos deben mantenerse a la temperatura correcta mientras se almacenan, se transportan de lugar o se cocinan. Si la temperatura no se controla adecuadamente, las bacterias pueden crecer hasta niveles de riesgo en pocas horas. Como consejo, para evitar producir intoxicaciones, trata de mantener la temperatura adecuada para cada tipo de alimento (si eres fan del sushi y otras comidas crudas, este tip te viene como anillo al dedo).

 

 

5. Basura: 

Cada vez que eches algo al basurero (especialmente cosas crudas o alimentos) trata de dejarlo bien aislado y sacar la bolsa cuanto antes. Procura utilizar bolsas de buena calidad y que mantengan olores y fluidos alejados del exterior.

 

6. Plagas: 

Estas son quizás uno de los más temidos por todos. En un abrir y cerrar de ojos podemos encontrarnos rodeados de desagradables insectos y roedores. Los espacios que más suelen estar expuestos a este fenómeno son los lugares cerrados, con escasa ventilación o sitios en los que guardamos alimentos abiertos o en mal estado.

 

En Kipp somos expertos en bodegas, por lo que acá dejamos a nuestros renters (o a quienes pueda serle de utilidad) algunos consejos sobre cómo evitar y tratar las plagas. ¡Fuera bichos!

 

Plagas: ¿Cómo mantenerlas alejadas de nuestras bodegas?

 

Mantén tu bodega limpia: 

Una de las mejores claves para evitar que aparezcan insectos o roedores en tu bodega, es que esta se encuentre perfectamente limpia y en orden. Lo recomendable es hacer una limpieza profunda al menos una vez al mes, revisando especialmente las zonas menos accesibles. Por lo general es ahí donde los insectos suelen acumularse. También es muy importante revisar los espacios vacíos, ya que podría ser usado como escondite o madriguera (si no quieres que un ratón sea tu próxima mascota, ya sabes).

 

Utiliza repelente de insectos: 

La mayoría de las tiendas dedicadas al hogar o jardín ofrecen productos para control de plagas. Y no hablamos solo de sprays, sino de tabletas (altamente recomendadas para olfatos sensibles) que con solo situarlas en lugares estratégicos pueden resultar de mucha ayuda, especialmente tratándose de polillas y arañas.

 

Lava la ropa antes de ponerla en orden

Es un clásico que muchos guardan su ropa de otras estaciones en cajas en la bodega . Es muy importante que esa ropa esté limpia y bien seca, ya que de lo contrario serán el caldo de cultivo perfecto para plagas (además de generar mal olor).

 

 

Sacudir bien: 

Es muy común que en este tipo de lugares se junten arañas, que muchas veces pasan desapercibida ante nuestros ojos, ya que en épocas de calor suelen salir cuando baja la temperatura. Por eso es importante sacudir bien con un paño de manera exhaustiva (a no ser que seas un coleccionista de arañas).

 

Hermetizar y bloquear lugares de acceso: 

Otra de las maneras más eficaces de prevención es simplemente bloquear los puntos a través de los cuales pudieran tener acceso. En ferreterías se suelen encontrar fácilmente elementos que cumplan este propósito.

 

Si ninguna de las alternativas mencionadas anteriormente tiene resultados, los expertos aseguran contratar una empresa de fumigación. Pero ¡ojo!, ya que se debe recurrir a servicios autorizados y fiscalizados por el Seremi, ya que el uso de insecticidas es muy delicado.

 

¿Te sirvieron nuestros consejos?

 

 

Recuerda que todas las semanas estaremos entregando, a través de nuestro blog, tips e información importante para nuestros renters. ¡Esperamos que la disfrutes!

 

 

Fuentes:

 

www.vidasaludable.es

www.hannainst.es

www.hogarmania.com

www.emol.com

Pablo Crovetto
Pablo Crovetto
Growth Marketing Manager

Compartir

Ícono FacebookÍcono TwitterÍcono LinkedIn