Bodegas: un lugar donde puedes guardar CASI de todo

 

en las bodegas puedes guardar casi de todo

 

Si hay algo en lo que estamos de acuerdo, es que el mundo ideal si quieres liberar un poco de espacio en tu casa o lugar de trabajo, es tener una bodega (asúmelo, tú también sueñas con una). Sin embargo, es importante que tengas presente que hay artículos, que ya sea porque pueden dañarse o bien, afectar el resto de las cosas almacenadas, NO deben ser guardadas en estos espacios.

 

¿Cuáles? ¿Por qué? Para estas y otras respuestas, te invitamos a seguir leyendo.

 

¿Qué debes evitar almacenar en una bodega?

 

qué cosas no debes guardar en una bodega

 

1.Alimentos y artículos perecibles: la mayoría de las bodegas ( excepto el caso de espacios especialmente acondicionados) no cuentan con los requisitos para poder guardar alimentos en forma segura, ya que tienden a ser húmedas y con poco oxígeno. Los alimentos tienen características propias que los hace descomponerse con facilidad, por lo que podrían convertirse en un problema que afecte a todo el resto de las cosas almacenadas. Para que quede más claro. Si tienes un sobre stock de conservas, ya lo sabes. Tu bodega NO es el lugar para guardarlas.

 

2. Materiales peligrosos: elementos tóxicos como desechos biológicos y productos que contengan asbesto o ácido (suena técnico, pero necesitas saberlo),  son considerados peligrosos para guardarlos en una bodega. Si bien no todos los materiales químicos son igual de inseguros  (productos de limpieza, jardinería y construcción, entre otros), igual pueden resultar dañinos si no se guardan de manera correcta. Ten presente que al almacenar este tipo de productos, estás poniendo en riesgo no solo tu unidad, sino todo el espacio que te rodea. Si necesitas almacenar este tipo de elementos, consulta con especialistas sobre qué lugar es el indicado.

 

3.Explosivos: no, no estamos hablando sólo de un potencial stock de fuegos artificiales para celebrar el año nuevo o una colección de escopetas. Según los expertos un explosivo es aquella sustancia que por alguna causa externa se transforma en gases; liberando calor, presión o radiación en un tiempo muy breve. Es decir, elementos que pueden parecer tan inofensivos como encendedores, bencina o parafina (por dar algunos ejemplos) tienen una posibilidad de combustión muy alta para tomar el riesgo de guardarlos en una bodega

 

4. Líquidos: como regla general, se recomienda no mantener líquidos dentro de tu depósito de almacenamiento. Por ejemplo, envases de algo tan inocuo como bidones de agua, cerveza o bebidas, pueden llegar a tener fugas. Esto se produce porque los cambios de temperatura suelen erosionar los envases, produciendo así una fuga, que por muy pequeña que esta sea, puede llegar a dañar otros artículos que tengas en tu espacio de almacenamiento. Además , por si no lo sabías, este mismo efecto corrosivo libera tóxicos que pueden llegar a afectar la composición de los productos, haciendo que estos no sean recomendables para nuestro consumo.

 

5. Discos de vinilo: puede parecer que te estamos dando un dato freak, pero coleccionar este tipo de artículos es más común de lo que crees. Si eres de aquellos que tenían pensado almacenar su valiosa colección musical en una bodega, te recomendamos no hacerlo. El vinilo es un material muy sensible a los cambios de temperatura, por  lo que los discos corren el riesgo de deformarse y comprometer la calidad del sonido. 

 

6. Cuero: chaquetas, zapatos, mesas, sillones. ¡Todos tenemos algo de cuero que hemos pensado almacenar! Pero ojo, el cuero es un material que también es sensible a los cambios de temperatura y pueden provocar que tus preciados artículos de este material se encojan o expandan.

 

7. Joyas,  fotografías y obras de arte: nuevamente, los cambios de temperatura. Estos producen que los metales de las joyas empiecen a corroerse, las fotografías a ponerse amarillas y los lienzos de las pinturas a contraerse o expandirse. Si tenías pensado guardar tu versión de la  Mona Lisa o la colección de reliquias familiares en tu bodega, desde Kipp te aconsejamos de todo corazón que no lo hagas.

 

8. ¡Ojo con los dispositivos electrónicos!: los materiales que conforman este tipo de artefactos suelen ser fácilmente corrosivos. Si necesitas almacenar algo electrónico en tu bodega, recuerda embalarlo bien. Y, de ser posible, hacerlo en su caja original.

 

Esperamos que nuestros consejos te sean de utilidad y que si por algún motivo tú o algún conocido tenía pensado guardar alguno de estos elementos en una bodega (una nueva obra de arte o colección de fotos antiguas), se detengan a tiempo y eviten daños a futuros en sus preciadas pertenencias.

 

Y recuerda ¡Ante la duda abstente! Si no estás seguro y tienes inquietudes sobre los artículos que pretendes almacenar, asegúrate de consultar con el equipo antes de trasladar estos artículos al interior de tu unidad. 

 

Fuentes:

https://tuminibodega.com/blog/que-guardar-tu-mini-bodega

https://mrstorage.cl/blog/16-bodegas-materiales-no-almacenar

https://safestorage.pe/cosas-no-guardar-unidad-almacenamiento/

 

Pablo Crovetto
Pablo Crovetto
Growth Marketing Manager

Compartir

Ícono FacebookÍcono TwitterÍcono LinkedIn